Julio 07, 2020

ajuntamentdaltvila

Últimas noticias

Policia LocalLa Policía Local de Eivissa denuncia 4 turismos por la utilización de tarjetas de estacionamiento de personas con movilidad reducida falsificadas. También se ha denunciado otra vehículo por uso inadecuado de una tarjeta original.

La Policía Local de Eivissa lleva a cabo desde el pasado mes de marzo un seguimiento de control en las zonas de estacionamiento para personas con movilidad reducida con el fin de localizar tarjetas de estacionamiento falsificadas, al haber detectado la proliferación de esta conducta por parte de algunos conductores.

El resultado de este seguimiento a día de hoy es de cuatro turismos que hacían uso de tarjetas falsificadas y que ocupaban plazas de estacionamiento destinadas a personas con movilidad reducida, tres de ellos en la calle Abad i Lasierra y otra en la calle Corona.
Los hechos se han comunicado al Juzgado de Guardia mediante un oficio y adjuntando las pruebas obtenidas por si los hechos fueran constitutivos de infracción penal.

Los turismos, al no estar autorizados a estacionar en las plazas para personas con movilidad reducida, han sido denunciados administrativamente con 200 euros por infracción del artículo 94/2A/5Q del Régimen General de Circulación (RGC).

También se ha localizado una furgoneta, con transporte de material de trabajo, que hacía uso de una tarjeta original y que utilizaba uno de los estacionamientos destinados a personas con movilidad reducida. Por este motivo, y tras comprobar que el conductor no era el titular de la tarjeta, se ha procedido a denunciarlo y retirar la tarjeta para uso inadecuado.
Las falsificaciones, en su mayoría, se tratan de fotocopias de tarjetas originales en vigor, o bien de tarjetas originales caducadas con la fecha de caducidad alterada.

Por otra parte, fruto de la colaboración que existe entre los departamentos de Policía Local de distintos municipios, la Policía Local de Palma, recientemente, ha remitido una tarjeta para personas con movilidad reducida expedida por el Ayuntamiento de Eivissa y de la que se habían realizado tres fotocopias en color que utilizaban otras personas en Palma.